La Liturgia Eucarística

 

Con la preparación de los dones, comienza la liturgia propiamente eucarística. No se trata de dos acciones cultuales distintas, sino de dos momentos de un único misterio.

 

El paso de la liturgia de la Palabra a la liturgia Eucarística está bien resaltado por el gesto del ministro que deja la sede y pasa al altar, lugar reservado al sacrificio.

 

La liturgia eucarística comprende la preparación y ofrenda de los dones, la plegaria eucarística y la comunión. Esta estructura se fundamenta en los actos que realizó Jesucristo en la Última Cena cuando tomó el pan y el vino, pronunció la acción de gracias, lo partió y se lo dio a sus discípulos.