10. Finalidad de nuestra acción apostólica

El lema “Un Nazaret en cada hogar”, resume bien y unifica los ideales que nos impulsan a la misión apostólica y que anhelamos hacer realidad en los lugares donde somos enviados.

 

Nuestra acción apostólica tiene como objetivo principal arraigar en los hogares cristianos el estilo de vida familiar que vivio el Hijo de Dios encarnado, junto a María y José, en Nazaret.

 

Jesús es el verdadero camino de vida y de santidad y esta forma de vida interpela como Buena Noticia de salvación a todas las familias cristianas de todo lugar y época.

 

Al anunciar la Buena Noticia de Nazaret, queremos dar vigor y sostener la adhesión a Jesucristo para que los virtudes y ejemplos de aquella santa Familia sean camino, verdad y vida para el crecimiento personal y familiar en humanidad y en lazos de amor y de vida, hasta alcanzar “el estado de hombre perfecto, a la plena madurez de Cristo” (Ef 4,13).

Al proponer a la Sagrada Familia como escuela del Evangelio para las familias sembramos en ellas aquel principio de la “nueva condición humana” (Ef 4,23-24) que se inició y creció en la Familia de Nazaret, para que, configurándose las familias al estilo de vida y de comunión de aquella santa Familia, la familia y toda la sociedad sean renovadas desde sus mismas raíces según el plan de Dios.