• HSF

3 de julio: + JOSÉ CABRÉ LLISÁS (1893-1912), escolar

JOSÉ CABRÉ LLISÁS (1893-1912), escolar


Nacimiento: BARCELONA, 20-9-1893

Inicio noviciado: BLANES, 9-1908

Primera profesión: BLANES, 10-1909

Profesión perpetua: BLANES, 1911

Defunción: SANT JULIA DE VILATORTA. 3-7-1912



José Cabré, hijo de Adolfo y de Margarita, nació en Barcelona el 20 de septiembre de 1893 en la calle Ataúlfo, 8. Se llamaba, además, Isidro y Jesús.


Se conoce muy poco de la infancia y primeros años de su vida en el Instituto. Huérfano de madre, desde 1903 y su padre con problemas muy personales que le impedían atender debidamente a la educación de sus hijos, ingresó en el colegio de Huérfanos Pobres, de Sant Julia de Vilatorta, en octubre de 1904, juntamente con su hermano Julián. Después de un año, gracias a la labor de promoción vocacional del P. Ramón Altimiras, pasó al colegio Nazareno, de Blanes, en calidad de aspirante al sacerdocio y a la vida religiosa del Instituto. Era superior de la casa el P. Miguel Campanyá y cuidaban de la formación los PP. Antonio Samá y Cristóbal Viñuela. Completados los estudios de latín y humanidades, vistió el hábito, probablemente, en septiembre de 1908, con el hermano Lorenzo Gracia y profesaría en octubre de 1909, también con él. Pudo haber hecho los votos perpetuos, según afirma la nota necrológica, en 1911.


En Blanes inició los estudios de filosofía y de teología, coincidiendo con los escolares Gumersindo Aguilar, Juan Doménech, Fidel Fons, José Fabré, etc. entre otros. No se puede precisar el número de religiosos jóvenes que había en Blanes en aquellos años, pero las crónicas de las fiestas, particularmente de la Sagrada Familia, expresan mucha vitalidad.


«En nuestro fervoroso noviciado de Blanes, rico plantel de futuros apóstoles de la Sagrada Familia —dice la revista de marzo de 1908— revistió excepcional importancia nuestra fiesta; solemnes completas en la vigilia, comunión general con plática por el Rdo. P. Miguel Campanyá, superior del noviciado, misa cantada por la comunidad, trisagio y sermón por la tarde a cargo del referido padre, elevación de globos, tracas valencianas, en fin. todo fue poco para dar libre expansión al entusiasmo de los novicios de la Sagrada Familia hacia su patrona y modelo. Todo el día se vio visitada nuestra capilla por numerosos devotos que, postrados ante el sagrado grupo, se encomendaban confiadamente a su poderoso patrocinio».


Por las informaciones de la misma revista, se conoce con más detalle una importante fiesta celebrada en el colegio Nazareno con motivo de la onomástica del P. Buenaventura Mullol. tras haber sido reelegido superior general en el capítulo general de julio de 1908. Era el día 14 del mismo mes. Le acompañó, además de los PP. del consejo y superiores de las casas, el obispo de Barbastro, Isidro Badía. exalumno de Sant Andreu que, por motivos de salud, se encontraba en la casa. El Hno. Cabré participó en ella.


«Por la mañana —dice la crónica— se celebró oficio solemne, con sermón por el M. Rdo. P. Narciso Sitjá, que hizo un acabado panegírico del santo. Después de la misa la comunidad y demás padres agregados felicitaron al reverendísimo Padre General en corporación, cruzándose afectuosos discursos de salutación y enhorabuena.


Por la tarde, los padres profesores y novicios, en un salón preparado al aire libre, bajo toldo y adornado primorosamente, organizaron una velada literario-musical de conformidad con el siguiente programa: Discurso de apertura, G(umersindo). Aguilar; Niños y hombres, (José) Cabré; La Palma, piano y violín; Los sabios Piteus, M(iguel). Concustell; Discurso, por F(rancisco). Rolli; San Buenaventura, J(osé). Fabré; El huérfano, piano y violín; Jesús dormido en la cruz, F(idel). Fons; Despedida de San Pedro Claver (diálogo), por G(umersindo). Aguilar y J(uan). Doménech.


Todos desempeñaron su papel con mucho amor y arte, demostrando aptitudes poco comunes para el ejercicio de las letras y la declamación. Las piezas de piano y violín resultaron obras de verdaderos artistas, pero la nota brillante de la sesión fue el solemne Te Deum, a canto figurado, con acompañamiento de armonium.


El Dr. Badía, que presidía la velada, tomó pie de las últimas palabras, In te, Domine, speravi... del himno ejecutado, para encarecer a los novicios que pusieran toda su confianza en el Señor y perseveraran fielmente unidos a la cabeza del Instituto, representada en el Padre General. Ofrecióles el ejemplo de San Buenaventura, recomendando que como él fueran materia dúctil y apta para recibir la gracia de la vocación, hasta moldear en sus almas el tipo de la santidad, vinculado en la profesión religiosa.


La fiesta dejó gratísimos recuerdos en todos los circunstantes». El Hno. Cabré conoció los inicios de la restauración teatina en Blanes. Allí vio regresar al P. Buenaventura Mullol tras haber renunciado, en 1911, a los primeros cargos. El P. Bernardo Montoliu, nombrado Superior Provincial el mismo año, le destinó al colegio de Huérfanos, de Sant Julia el 8 de octubre del mismo 1911, del que acababa de ser nombrado superior el P. Juan Martí. Era ministro local y prefecto de congregantes, el P. José Terés.


Es muy probable que el hermano Cabré fuese portador de la carta circular que el P. Provincial mandaba a todas las comunidades con motivo de las elecciones municipales. La carta que lleva fecha 5 de noviembre, dice; «Por la presente me place manifestar el vivo deseo de que V- R' tome parte activa en las elecciones de concejales, diputados a cortes y provinciales cuando llegue la ocasión, y excite a todos los individuos de esa Comunidad, que sean aptos, para que ejerciten este derecho en favor de los candidatos más afectos a la Religión, o a falta de afectos, los menos desafectos, si esto puede evitar la elección de un candidato impío». Y para reforzar estas palabras, transcribía una cita del Papa dirigida a todos los católicos. «Nuestra cooperación —añadía— a esta obra de elección popular, no es simplemente el ejercicio de un derecho, sino también el cumplimiento de un deber moral, que nadie, bajo ningún pretexto, puede eludir».


El hermano Cabré vivió en Sant Julia las fiestas de Navidad y Reyes, muy celebrada entre los internos y, sobre todo, la de la Sagrada Familia, cuyo predicador, el franciscano P. Luis Jou «pronunció un sermón elocuentísimo, pintando de mano maestra la actuación de cada uno de los personajes que integran la simpática Trinidad de la tierra, Jesús, María y José y haciendo al final un resumen histórico del objetivo de las distintas órdenes religiosas, nacidas en el seno de la Iglesia conforme a las necesidades de cada tiempo; dijo que la nuestra apareció entre los montes del obispado de Urgell en la presente, cuando los lazos de la familia cristiana se habían relajado, para presentarle el divino modelo de la augusta Familia de Nazareth y lograr con la imitación de sus ejemplos su cristiana restauración».


Pero apenas terminó el curso escolar, el hermano José se agravó a causa de la tuberculosis pulmonar, y falleció el día 3 de julio de 1912. Con la misma fecha, el P. Manuel Sirvent, secretario provincial, escribía a las comunidades: «Con el natural sentimiento y en nombre y por orden del M. R. P. Provincial, pongo en su conocimiento que hoy ha fallecido en Sant Julia de Vilatorta, confortado con los santos sacramentos y la B(endición). A(postólica). el religioso escolar de votos perpetuos José Cabré Llisás, a los 19 años de edad y 5 de vida religiosa. Se suplica en caridad se apliquen en sufragio de su alma las misas y actos piadosos prescritos en la Medulla Regularían y Statuta Generada».


La Sagrada Familia pidió también oraciones «por el eterno descanso del religioso de nuestra Congregación P. José Cabré Llisás, escolástico, lesu pie, dona ei requiem!»


El acta del consejo local de la comunidad consignó; «Se acuerda hacer constar en acta el fallecimiento del escolar religioso profeso de nuestra Congregación, e individuo de esta comunidad, P. José Cabré Llisás, acaecido en la madrugada del día 3 del corriente (julio), con todos los auxilios espirituales y la Bendición Apostólica, y dándole cristiana sepultura el día 4 siguiente, entre las cinco y seis de la mañana, en el cementerio del pueblo. Se acuerda celebrar solemnes funerales para el eterno descanso del referido escolar el día 12 del propio mes».


Fuentes: Documenta n. 2 Album de Familia

Expediente personal.

La Sagrada Familia 10 (1908) 82. 243; 14 (1912) 47, 215.

Restauración teatina (Circulares).

Actas del capítulo local, Sant Julia de Vilatorta (1906-1928).


1 view0 comments

Recent Posts

See All

28 de Julio: San Pedro Poveda, por Celestino Hueso SF

Hoy celebramos a un santo muy cercano. De Linares. En realidad se llamaba Pedro José Luis Francisco Javier, pero vale más dejarlo en Pedro a secas. Era miembro de una familia cristiana de oro de ley y