• HSF

Constituciones 25: Obediencia y fe

Constituciones 25:

Obediencia y fe


La obediencia consagrada no disminuye la dignidad de la persona; al contrario, la aumenta y la lleva a una plena madurez en la libertad de los hijos de Dios.


El religioso se somete a los Superiores como vicarios de Dios, con espíritu de fe, no por sus cualidades humanas. En ellos encuentra un signo y una ayuda para conocer la voluntad divina. Con su obediencia activa, sirviéndose de las fuerzas de la inteligencia y de la voluntad y de los demás dones de la naturaleza y gracia, contribuye a la misión del Instituto y a la edificación del Cuerpo de Cristo.


Viendo a Dios en el Superior y recibiendo sus preceptos como palabra de Dios, el religioso se esfuerza en obedecerle siempre por motivo sobrenatural, pronta, entera, perfecta y gustosamente, con sujeción de la voluntad y del juicio. No contradice sus mandatos, antes bien los defiende; le tiene gran respeto y si entiende delante del Señor que debe proponerle algo contra lo mandado, lo hace con modestia y humildad, habiéndolo consultado siempre antes con Dios y con ánimo dispuesto a conformarse con lo que se resuelva.

3 views0 comments

Recent Posts

See All

Constituciones: Epílogo

Epílogo: Estas Constituciones contienen las riquezas espirituales de nuestro carisma y establecen los principios fundamentales para la vida de nuestro Instituto. Definen la razón y el estilo de nuestr