28. Celebración del sacramento del matrimonio

La celebración litúrgica del sacramento del matrimonio es en sí misma una realidad evangelizadora porque es una celebración sacramental y eclesial que involucra a toda la comunidad eclesial.

Por consiguiente, es necesario dar vida a esta celebración del sacramento para que resulte verdaderamente eficaz. Hay que cuidar, especialmente, la liturgia de la palabra, tanto en la elección y proclamación de las lecturas bíblicas como en su explicación en la homilía.

La homilía es un momento importante para mostrarles además que el hogar de Nazaret es la respuesta auténtica a la pregunta sobre la identidad y la misión de la familia. Y no sólo porque es el modelo o ideal que todo matrimonio y familia debe contemplar y seguir, sino porque a esta familia, debido al misterio de la encarnación, en cierto modo, pertenecen todas las demás.

 

Si la ceremonía se realiza en nuestras parroquias o centro de culto, intentaremos que se celebre ante una imagen o cuadro de la Sagrada Familia. Será conveniente obsequiar a los contrayentes con algun objeto que muestre a la Familia de Nazaret.

 

Por lo demás, sin renunciar a la alegría y a la fiesta, se garantizará un clima de recogimiento, de participación y de corresponsabilidad.

Cliquea en la imagen para acceder a la web