Los sacramentos al servicio de la comunidad (n.47)

Los sacramentos del Orden y del Matrimonio están ordenados a la salvación de los demás. Contribuyen ciertamente a la propia salvación, pero esto lo hacen mediante el servicio que prestan a los demás (cf. CatIC 1533-34).

El Orden sacerdotal

Los que recibimos el sacramento del Orden somos consagrados “en el nombre de Cristo para ser los pastores de la Iglesia con la palabra y la gracia de Dios” (LG 11). Ejercemos el servicio a favor del pueblo de Dios mediante la enseñanza, el culto divino y el gobierno pastoral (cf. CatIC 1592).

El matrimonio

 

“Los cónyuges cristianos son fortificados y como consagrados para los deberes y dignidad de su estado por este sacramento especial” (GS 48,2).

 

Ofrecemos a los jóvenes que pidan el sacramento del matrimonio un talante acogedor, de disponibilidad y alegría. Damos gran importancia a la preparación remota e inmediata. La celebración tendrá un aire familiar de gozo y esperanza invitando a los jóvenes esposos a consagrar su matrimonio a la Familia de Nazaret.