19. El Evangelio de Nazaret en nuestra tradición propia

Consideramos el triple esquema –Hogar, Templo, Escuela/Taller– como la expresión más adecuada de nuestra tradición para presentar el Evangelio de Nazaret en nuestro apostolado.

Nazaret como Hogar, expresa la llamada universal a ser “hijos de Dios” como el Hijo, en la vida cotidiana de la Sagrada Familia y a formar entre los hombres la gran familia, cuyo Padre es Dios.

Nazaret como Templo abre la familia cristiana, a imagen de la de Nazaret, a la comunión con Dios, que santifica la vida familiar y la convierte en “iglesia doméstica”.

 

Nazaret como Escuela/Taller incluye los aspectos del crecimiento humano y cristiano, la apertura a los demás y la misión propia de todo bautizado.

 

Este esquema ofrece una gran riqueza de posibilidades para ser aplicadas y adaptadas a los múltiples aspectos, circunstancias y situaciones de nuestro apostolado nazareno-familiar.