2 de febrero:

LA PRESENTACION DEL SEÑOR, Fiesta

El ritmo del año litúrgico de nuestra vida comunitaria está en total armonía con las orientaciones de la Iglesia pero, fiel a las exigencias de nuestro carisma y a las enseñanzas de nuestro Fundador, pone de relieve aquellos aspectos que se refieren al misterio de la vida oculta de Jesús y no se celebran explícitamente en el calendario general. El misterio pascual de Cristo el centro de nuestra vida cristiana y religiosa, pero lo vivimos desde la luz que dimana de Nazaret. Así, aunque la meta o culmen es el triduo pascual o la totalidad del misterio de Cristo, ponemos un acento especial en los tiempos de Adviento y Navidad, que prepara o celebra la Encarnación del Señor, y hacemos memoria de aquellos santos que estuvieron más vinculados a este misterio de Cristo o lo ayudaron a descubrir y a vivir a nuestro Fundador. Calendario Propio de los Hijos de la Sagrada Familia, Presentación, pág.7 (ed. 1986)

PRIMERA PROFESIÓN RELIGIOSA

DE SAN JOSÉ MANYANET

Y COMPAÑEROS

Cinco de sus primeros compañeros qui-sieron consagrarse a Dios como Hijos de la Sagrada Familia el 2 de febrero de 1870, fiesta de la presentación del niño Jesús en el templo. Ese día, en el colegio San José, Manyanet se consagra a Dios a través de su profesión religiosa compro-metiéndose a servir a las familias y a la juventud mediante los votos religiosos de castidad, pobreza y obediencia.

 

Con Manyanet hicieron los primeros vo-tos: Miguel Lledós, Juan Barber, José Mir y Marcos Pallarola. El 4 de agosto de 1870 también profesó Buenaventura Mullol, que sería uno de sus grandes co-laboradores y sucesor como superior ge-neral en el gobierno de la congregación.

 

En noviembre de 1871, todos renovaron sus votos ante el obispo Caixal, ya de regreso del Concilio Vaticano I.

 

Fuente: José Manyanet, Profeta de la Familia. J.M. Blanquet y J. Piquer. Ed. Claret. Barcelona, 2004.

CALENDARIO PROPIO DE LOS HIJOS DE LA SAGRADA FAMILIA, edición 1986

La Presentación de Jesus en el Templo es un momento de la Historia sagrada que cobra cada vez más significación. A los 40 días del nacimiento, los padres de Jesús lo presentan en el Templo. Hombre como nosotros se somete a una ceremonia que tenían que hacer todos los israelitas: llevar al hijo mayor al Templo para consagrarlo a Dios. Y en esta ocasión es cuando se revela que aquel niño es el Señor, el Mesías que viene como luz del mundo y salvación de todos los pueblos. En estas palabras de Simeón se inspira la bendición de las candelas que aparece ya en las fiestas litúrgicas del siglo X.

 

La historia litúrgica de esta fiesta, muy antigua y rica, arranca desde el siglo IV. La última reforma le ha devuelto la categoría de “fiesta del Señor". Debe tenerse en cuenta para el enunciado del cuarto misterio gozoso del Rosario.

 

José Manyanet. adelantándose un poco a las interpretaciones recientes, escogió cuidadosamente esta fecha (2 de febrero de 1870) para hacer su consagración religiosa al Señor e inaugurar la vida religiosa de la nueva comunidad.

 

Es una fiesta de la Sagrada Familia y es una fiesta de nuestra familia. Como Jesús, el Padre Manyanet y los primeros compañeros se presentaron en el templo para hacer ofrenda de su vida a Dios. Y con ellos la hicimos todos nosotros. Por eso la celebramos y la renovamos cada año evocando la emoción y la intimidad de la capilla del colegio San José, de Tremp.

Todo como en el Misal Romano

CONSAGRACIÓN RELIGIOSA

Fórmula de renovación

RENOVACIÓN VOTOS
2 2 JORNADA DE LA VIDA CONSAGRADA
  • Facebook Clean
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now