• HSF

Constituciones 16: La pobreza, entrega gozosa de nosotros a Dios y al hermano

Constituciones 16:

La pobreza, entrega gozosa de nosotros a Dios y al hermano


Cada uno de nosotros es el primer responsable de vivir con gozo la pobreza consagrada. Vigila para no ceder, poco a poco, al deseo de bienestar y comodidad, lo cual es una amenaza a nuestra fidelidad y generosidad en la vida común y en el apostolado. Y si esta vida de pobreza nos ocasiona alguna incomodidad o sufrimiento, nos alegramos de poder participar con los pobres de la bienaventuranza prometida por el Señor.


Por la pobreza consagrada, nosotros, que lo dejamos todo para seguir a Cristo, experimentamos que sin Dios, en cuyas manos estamos en todo, nos sentimos necesitados e inútiles. Y sabiendo que nosotros mismos somos un don de Dios, por la pobreza sentimos la urgencia de ofrecerlo todo a los demás, con ánimo alegre: las cosas, el tiempo, el talento, las cualidades, incluso a nosotros mismos.


6 views0 comments

Recent Posts

See All

Constituciones: Epílogo

Epílogo: Estas Constituciones contienen las riquezas espirituales de nuestro carisma y establecen los principios fundamentales para la vida de nuestro Instituto. Definen la razón y el estilo de nuestr