24. Nuestra propuesta para la familia

El Padre Fundador se propuso dar una respuesta concreta a las necesidades de la familia desde la educación de los niños y jóvenes y desde las asociaciones laicales, para ayudar a la misma familia y renovar así a la sociedad. Fieles al espíritu de aquel proyecto inicial, nuestra misión apostólica está orientada hacia el servicio de las familias.

 

Y dado que somos enviados por la Iglesia, nuestra pastoral familiar se inserta en la acción pastoral de la misma Iglesia; por lo cual asumimos las directrices que emanan de ella, colaboramos con ella y aportamos a ella lo específico de nuestro carisma.

 

“Os invito –nos ha dicho el Papa en el centenario de la aprobación del Instituto– a ser promotores de una acción coordinada e incisiva para llevar a todos los sectores de la sociedad, el mensaje evangelico que santifica la vida conyugal, dando cohesión la núcleo familiar que acoge la vida, asegura la educación y transmite la fe” (16 junio 2001)