Domingo dentro de la octava de Navidad: LA SAGRADA
FAMILIA JESUS, MARIA Y JOSE, Solemnidad

FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA
por Celestino Hueso SF

Hoy celebramos a la Sagrada Familia Jesús, José y María. En realidad el 25 de Diciembre no nace solamente el Niño Dios. Con el naci-miento de Jesús, José nace como padre y Ma-ría como madre. La pareja de enamorados se convierte en familia como Dios manda. Tan como Dios manda que la Sagrada Familia dura ya más de dos mil años y tiene pinta de durar eternamente.

 

¿Quién dijo que no se puede? El secreto está en olvidarse de sí mismo y vivir para los demás. 

El compromiso matrimonial básico consiste, para el esposo, en hacer feliz a su esposa y pa-ra la esposa, en hacer feliz al esposo.

 

A partir de este momento toda su vida ha de estar consagrada a eso. Después vendrá lo de-más… No se puede descuidar a la familia con el pretexto del trabajo, los amigos, las aficio-nes u otras zarandajas. Esa tarea no termina nunca ni les deja tiempo para aburrirse. 
 

Ese es, precisamente, el secreto de la Sagrada Familia que hoy celebramos. José está siempre pendiente de Jesús y María. Y no le importa aparcar sus planes para tomar a María como esposa o salir pitando hacia Egipto o regresar a Nazaret cuando ya tenía la carpintería bien organizada y trabajo para dar y vender.

Otro tanto podemos decir de María. Siempre pendiente de su esposo y de su niño. La servi-dora del Señor es también la servidora del ho-gar de Nazaret, y aún le alcanza para servir también a quien la necesite.

Y de Jesús, ¡ni hablemos!, se dedica a crecer en edad, sabiduría y gracia, pero también en ge-nerosidad y entrega hacia sus padres a quie-nes ayuda y mima como sólo Él sabe hacer.

Resumiendo, vivir para el otro con Dios en me-dio es hacer familia y hacer de cada hogar un Nazaret. Y esa debe ser nuestra tarea.

Felicidades a todas las familias.

 

Buen día y feliz 2019

que ya asoma los bigotes.

LECTURAS SEGÚN LOS CICLOS LITÚRGICOS:

ASOCIACIÓN

DE LA

SAGRADA

FAMILIA

CAPILLITA resol 72 h6.jpg

CALENDARIO PROPIO DE LOS HIJOS DE LA SAGRADA FAMILIA, Edición de 1986

La fiesta litúrgica de la Sagrada Familia quiere centrar nuestra atención en el género de vida que llevaron en la Casa de Nazaret Jesús, el Hijo de Dios e Hijo del Hombre, María, su Madre, y José, su padre. El Verbo eterno de Dios, al hacerse hombre, nació de una virgen, pero quiso tener familia.

 

Nació desprovisto de casa y fue reclinado en un pesebre, pero vino al mundo en el seno de un hogar. "Se comprende que Dios -afirma León XIII- que había decidido cumplir la Redención del hombre, esperada durante siglos, haya dispuesto de tal manera los elementos y el orden de la misma, que presentara al mundo desde su origen el ideal sagrado de una familia divinamente establecida, en la cual la humanidad pudiera contemplar un ejemplo perfecto de comunidad familiar, un modelo de toda virtud y santidad".

La primera fiesta litúrgica de la Sagrada Familia fue celebrada en la diócesis de Quebec en 1665, el II domingo de la Epifanía con misa y oficio propios. En 1684, fue trasladada al 4 domingo de Pascua.

 

En 1865, la diócesis deMontreal pidió autorización para celebrarla también en su diócesis y en las otras provincias del Quebec, fijándola para el II domingo de Pascua.

 

León XIII, el 14 de junio de 1893, aprobó una nueva misa y oficio para la fiesta, que estableció el 3 domingo de Epifanía, con rito doble mayor.

 

Pío X, en 1912. la redujo a fiesta simple. Benedicto XV, en 1914, para evitar estas dificultades, la trasladó al 19 de enero, fuera del ciclo dominical, hasta que el 26 de octubre de 1921 la colocó en el domingo infraoctava de la Epifanía y la inscribió en el Calendario universal.

 

Las nuevas rúbricas, aprobadas por Juan XXIII en 1961, mantenían la fiesta en el mismo lugar y la elevaban a la categoría de Ia clase.

 

La última reforma del Calendario, aprobada en 1969, que colocó la fiesta del Bautismo de Jesús en el domingo después de la Epifanía, desplazó la de la Sagrada Familia, como fiesta, en el domingo infraoctava de la Navidad, pasando al sábado anterior cuando coincide con la octava de la Navidad.

 

El Calendario propio de Instituto le otorga la categoría de solemnidad, por lo que podrá celebrarse siempre en el domingo correspondiente en el ámbito de nuestras capillas y centros de culto.

 

"Es la fiesta de las fiestas", “nuestra fiesta principal", como escribió el Padre Fundador a los primeros religiosos. Debemos celebrarla con la máxima solemnidad litúrgica y el máximo sentido pastoral, tal como nos recomiendan las Constituciones. En este día renovamos nuestra consagración religiosa en el Instituto, reanudando nuestro empeño de formar una familia al estilo de Nazaret -ser testigos— para anunciarla a todos los hogares del mundo.
 

Todo como en el Misal Romano

Model_of_Souls_Mary_and_Joseph,_grant_th
Holy_family_Turgis_1040.jpg
Holy_Family_light_on_St_Joseph_-_Schemm.
Holy_Family_Earthly_Trinity_-_Three_Hear
Holy_Family_-_Turgis_1040_cropped.jpg
Holy_Family_-_Help_us.jpg
Holy_Family_colorlithograph.jpg
  • Facebook Clean
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now