• HSF

Constituciones 8: Vocación divina: respuesta nazarena del elegido

Constituciones 8:

Vocación divina: respuesta nazarena del elegido


Dios nos conoció desde el principio y nos predestinó a reproducir la imagen de su hijo para que fuera el primogénito entre muchos hermanos, y Cristo nos llamó personalmente a participar con María y José de su santidad de vida casta, pobre y obediente y a ser sus colaboradores en la obra de salvación. Y nosotros lo dejamos todo enseguida para seguirle e imitarle más de cerca por la práctica de los consejos evangélicos. Asi, libres de los impedimentos que pudieran apartarnos del fervor de la caridad, decidimos dedicar por un motivo único nuestra vida a Dios amado sobre todas las cosas y entregarla al servicio de los hermanos.


Mediante la consagración religiosa expresamos más perfectamente la gracia y la vocación bautismal, ya que llevamos a la plenitud la donación total de nosotros mismos como un sacrificio ofrecido a Dios, por el cual toda nuestra existencia se hace culto continuo a Dios en la caridad. Manifestamos aquel maravilloso matrimonio establecido por Dios en la Iglesia, signo de la vida futura. Hacemos presentes con mayor claridad los bienes celestiales. Damos testimonio de la vida nueva y eterna conseguida por la redención de Cristo y preanunciamos la resurrección futura y la gloria del reino celestial. Imitamos también el género de vida virginal, pobre y obediente que para sí escogió Cristo y abrazaron su Madre, la Virgen María, y San José y lo hacemos presente en la Iglesia.

2 views0 comments

Recent Posts

See All

Constituciones: Epílogo

Epílogo: Estas Constituciones contienen las riquezas espirituales de nuestro carisma y establecen los principios fundamentales para la vida de nuestro Instituto. Definen la razón y el estilo de nuestr