DOMINGO DE LA SAGRADA FAMILIA

8 de diciembre:

LA INMACULADA CONCEPCION DE SANTA MARIA VIRGEN, Solemnidad

EL PADRE MANYANET EN LA FIESTA

DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN

DE 1901, por José María Blanquet, SF

En la fiesta de la Inmaculada de 1901, el Padre Fundador celebró su última misa en público en la capilla de Sant Andreu de Palomar. Fue un oficio solemne durante el cual evocó, sin duda, la consagración a la "Formosa" que su madre Buenaventura había hecho en el lejano 1838 o 1839 ante la Imagen de la Virgen de Valldeflors de Tremp. ¡Oh María, yo te amo! José Manyanet conservó fiel este amor a lo largo de toda su vida. Gracias al Beato Ramón Oromí se ha conservado el Misal, el Cáliz y la casulla azul que se usó en aquel día, actualmente expuestos en el Memoria de San José Manyanet, en Barcelona.

Misal del PM en última misa publica, fie
Casulla_del_PM_en_su_última_misa_en_publ
130846362_3539753472746362_6804883651350

Última Misa de San José Manyanet,

por el P. José M. Blanquet

CALENDARIO PROPIO DE LOS HIJOS DE LA SAGRADA FAMILIA,

JESÚS, MARÍA Y JOSÉ, edición 1986

María, por un singular privilegio divino, fue preservada de toda mancha del pecado original. Esta creencia, que ya desde siglos antiguos había ido fortaleciéndose en la Iglesia, fue reafirmada como dogma de fe por el papa Pío IX el 1854.

 

Celebrar la Inmaculada es motivo de esperanza para toda la Iglesia. Con ella celebramos, como decía Paulo VI en la Marialis cultus. "la preparación radical a la venida del Salvador y el feliz exordio de la Iglesia sin mancha ni arruga'. La Virgen Inmaculada es el comienzo y la imagen de la Iglesia.

La fiesta de la Concepción de la V.M. fue inscrita en el Calendario romano en 1476. A partir de la definición dogmática de 1854, se denominó fiesta de la Inmaculada Concepción.

La fiesta de la Inmaculada es de grandes recuerdos para el Instituto y tiene un sabor agridulce. Era una de las fiestas principales del mismo en vida del Padre Fundador, cuando todavía no existía la fiesta de la Sagrada Familia. El día de la Inmaculada de 1901 celebró la última misa solemne y, aunque se sentía herido de muerte, quiso participar en la comida de la comunidad y cantar el Magnificat, que todavía resuena en nuestros refectorios. La prensa habló de esta fiesta que iba a resultar histórica.

Todo como en el Misal Romano

MARIA INMACULADA CONCEPCION.jpg