26 de julio: SAN JOAQUÍN Y SANTA ANA, Memoria

El ritmo del año litúrgico de nuestra vida comunitaria está en total armonía con las orientaciones de la Iglesia pero, fiel a las exigencias de nuestro carisma y a las enseñanzas de nuestro Fundador, pone de relieve aquellos aspectos que se refieren al misterio de la vida oculta de Jesús y no se celebran explícitamente en el calendario general. El misterio pascual de Cristo el centro de nuestra vida cristiana y religiosa, pero lo vivimos desde la luz que dimana de Nazaret. Así, aunque la meta o culmen es el triduo pascual o la totalidad del misterio de Cristo, ponemos un acento especial en los tiempos de Adviento y Navidad, que prepara o celebra la Encarnación del Señor, y hacemos memoria de aquellos santos que estuvieron más vinculados a este misterio de Cristo o lo ayudaron a descubrir y a vivir a nuestro Fundador. Calendario Propio de los Hijos de la Sagrada Familia, Presentación, pág.7 (ed. 1986)

JULIO:  

3. Santo Tomás  

25. Santiago

26. San Joaquín y Santa Ana

31. San Ignacio de Loyola

CALENDARIO PROPIO DE LOS HIJOS DE LA SAGRADA FAMILIA,

JESÚS, MARÍA Y JOSÉ, ed. 1986

26 de julio: SAN JOAQUIN Y SANTA ANA, PADRES DE LA VIRGEN MARIA, Memoria 

Los nombres de los padres de la Madre de Dios, Joaquín y Ana, proceden del escrito apócrifo Protoevangelio de Jaime. Igualmente todas las historias referidas a ellos provienen de la literatura apócrifa. Los cristianos griegos empezaron a venerarlos mucho antes que los latinos. Su fiesta es un homenaje a dos personas sin visos de grandeza, pero que supieron colaborar en la misión que se les encomendaba. 

 

San Juan Damasceno, en el siglo VII, dice de ellos: “Dichosa pareja la de Joaquín y Ana: toda la creación os está agradecida, ya que a través de vosotros pudo ofrecerle al Creador el más excelente de todos los dones: una madre venerable, la única digna de aquel que la creó”. 

El culto de Santa Ana se divulgó en Occidente a partir del s. XII y su fiesta se colocó el día 26 de julio. Suprimida por San Pío V (1568), retornó al Calendario en 1584. La reforma ha unido la memoria de San Joaquín, su esposo, cuya fiesta había sido inscrita en el calendario en 1584, el día 20 de marzo y trasladada posteriormente al domingo después de la Asunción (1738) y, finalmente, al 26 de agosto (1913). 

 

El Padre Fundador incorporó la tradición de la Iglesia en el Instituto, considerando a los santos esposos Joaquin y Ana como “nuestros abuelos". Además, en la Preciosa joya de familia, aduce el ejemplo de los padres de la Virgen María como modelo de la "prudencia del marido en complacer a su esposa", y recoge una oración. 

 

Todo como en el Misal Romano.

  • Facebook Clean
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now