49022267_1833748990063724_21442253999099

26 de julio: SAN JOAQUÍN Y SANTA ANA, Memoria

CALENDARIO PROPIO DE LOS HIJOS DE LA SAGRADA FAMILIA,

JESÚS, MARÍA Y JOSÉ, ed. 1986

26 de julio: SAN JOAQUIN Y SANTA ANA, PADRES DE LA VIRGEN MARIA, Memoria 

Los nombres de los padres de la Madre de Dios, Joaquín y Ana, proceden del escrito apócrifo Protoevangelio de Jaime. Igualmente todas las historias referidas a ellos provienen de la literatura apócrifa. Los cristianos griegos empezaron a venerarlos mucho antes que los latinos. Su fiesta es un homenaje a dos personas sin visos de grandeza, pero que supieron colaborar en la misión que se les encomendaba. 

 

San Juan Damasceno, en el siglo VII, dice de ellos: “Dichosa pareja la de Joaquín y Ana: toda la creación os está agradecida, ya que a través de vosotros pudo ofrecerle al Creador el más excelente de todos los dones: una madre venerable, la única digna de aquel que la creó”. 

El culto de Santa Ana se divulgó en Occidente a partir del s. XII y su fiesta se colocó el día 26 de julio. Suprimida por San Pío V (1568), retornó al Calendario en 1584. La reforma ha unido la memoria de San Joaquín, su esposo, cuya fiesta había sido inscrita en el calendario en 1584, el día 20 de marzo y trasladada posteriormente al domingo después de la Asunción (1738) y, finalmente, al 26 de agosto (1913). 

 

El Padre Fundador incorporó la tradición de la Iglesia en el Instituto, considerando a los santos esposos Joaquin y Ana como “nuestros abuelos". Además, en la Preciosa joya de familia, aduce el ejemplo de los padres de la Virgen María como modelo de la "prudencia del marido en complacer a su esposa", y recoge una oración. 

 

Todo como en el Misal Romano.