LA FAMILIA, CAMPO PREDILECTO DE LA EDUCACIÓN

EN LOS COLEGIOS DEL PADRE MANYANET

por Josep Roca SF

La familia constituye el campo predilecto de nuestra tarea educativa. Sólo puedes llevar a cabo este compromiso si estás convencido del valor único e insustituible de la familia para el desarrollo de la persona, de la sociedad y de la misma Iglesia.

 

La familia, definida por Juan Pablo II como el «santuario de la vida y del amor», fue constituida por Dios en el principio de los tiempos como institución natural para la procreación y educación de los hijos y para el amor compartido entre todos sus miembros. Es la cuna en la que el hombre nace, vive, se desarrolla, goza, sufre y muere con la dignidad de una persona humana y de un hijo de Dios. Los lazos que se crean en ella son los más fuertes y profundos; por eso la persona, dentro de la familia, es querida por ella misma, no es querida por su utilidad o por cualquier otro valor material. 

 

En la familia, -se ha dicho con propiedad- se lleva a cabo la genealogía de la persona. Es un espacio sagrado en el cual se plasma con intensidad el diálogo creador de Dios en colaboración con el hombre, pues en ella nace y se arraiga el don de la vida, un don que únicamente pertenece a Dios pero que éste quiere compartir con el hombre.

 

Fuente: El Educador Laico en los Colegios del Padre Manyanet, Josep Roca (2014), págs. 37-38