21. La Asociación de la Sagrada Familia y los medios de nuestro apostolado

Por un especial encargo pontificio, nos sentimos llamados a promover la ASOCIACIÓN DE LA SAGRADA FAMILIA, fundada por el papa León XIII en 1892 y renovada por Juan Pablo II en 1987. Su naturaleza y finalidad coincide plenamente con nuestra vocación y misión (ASF, Est.1).

Ella nos proporciona una plataforma pastoral apropiada para el cumplimiento de nuestra misión, porque “los miembros de la Asociación viven una forma de consagración a la Sagrada Familia por la que, personalmente y como familia, tienden a ser, paulatinamente, una comunidad de discípulos, testigos y apóstoles de la Sagrada Familia de Nazaret”. En efecto:

— Como discípulos de Nazaret, acogen a la Sagrada Familia en el propio hogar como inspiradora de su proyecto de vida;

— Como testigos de Nazaret, vive en la vida conyugal y familiar los valores cristianos presentes en la Sagrada Familia; 

— Como apóstoles de Nazaret, proclaman de palabra y con las obras las riquezas de esos valores a otras familias. (cf. Art. 3).

Además, los miembros de la Asociación que deseen vivir con mayor compromiso su vida cristiana segun el Espíritu de la Sagrada Familia, pueden encontrar inspiración, orientación y guía en nuestro Instituto, unirse con un vinculo especial y formar parte del mismo (cf. Art. 13).

Para promover el honor, el culto y la imitación de la Sagrada Familia, además de la Asociación, nos servimos de otros medios, como son la Visita Mensual Domiciliaria de la Sagrada Familia, la REVISTA SAGRADA FAMILIA, los Congresos Internacionales sobre la Sagrada Familia, el centro Nazarenum, las celebraciones del Calendario Propio, etc.

 

Por los demás, todo cuanto realizamos en la educación, en las parroquias y misiones, en los grupos familiares, en los movimientos juveniles, en el culto litúrgico, en los medios de comunicación, etc., procuramos que todo este impregnado de nuestra vivencia con el deseo de que todas las familias de la tierra imitan y bendigan a Jesús, María y José.