17. Pastoral con un enfoque vocacional

Puesto que, como señala el XX Capítulo General, “la pastoral vocacional está y debe estar en relación con todas las demás dimensiones de la pastoral” (Documento Capitular 2.1), “consideramos como campos más propicios para la pastoral vocacional los centros de nuestro apostolado: colegios, parroquias, grupos de catequesis, de formación, de voluntariado, de monaguillos, etc, en donde estamos llamados a ser no sólo animadores vocacionales sino ante todo sembradores de la buena semilla de la vocación, y después acompañantes en el camino que hace ‘arder’ el corazón, formadores de las actitudes humanas y cristianas de respuesta a la llamada de Dios, y, en fin, discernidores de la existencia del don que viene de lo alto” (DC 3.1).

Celebramos en todos nuestros centros de culto el “Día de oración por las vocaciones” y procuramos promover una nueva cultura vocacional en los jóvenes y en las familias.

 

Las propuestas del Capítulo General acerca de la promoción vocacional y de la formación de los religiosos, así como las directrices del Directorio Básico de Formación (1995), son una llamada continua a empeñarnos con la oración, el testimonio de la propia vida y la acción concreta, al cultivo y promoción de nuevas vocaciones a la vida consagrada y sacerdotal.